Visitas

sábado, 30 de marzo de 2013

Boca cerrada, mente abierta y dedos que escriben cosas


¿Por qué? ¿Por qué me cuesta tanto hablar cara a cara con la gente y decir lo que pienso, y en cambio me cuesta tan poco escribirlo? ¿Es un defecto mío que no podré remediar jamás? ¡Con qué poca gente consigo ser yo misma de verdad!
Pienso muchas más cosas de las que llego a decir.
Más de una vez me dijeron que debía cambiar, y más de una vez lo intenté. Pero me es tan difícil... con la mayoría de las personas.

Ana C.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Reivindicante

Image and video hosting by TinyPic