Visitas

lunes, 18 de agosto de 2014

Y sigo soñándote

2014, 31 de julio, 02:56.

Y sigo soñándote.

Yo creí que todo acabaría en cuanto dejásemos de vernos. Pero no es así. Tal vez sea porque te sigo viendo; te tengo en mi cabeza.

No he sabido exactamente por qué siento esto. Hemos hablado tan pocas veces, y para las pocas ocasiones en las que lo hemos hecho, apenas hemos intercambiado unas pocas palabras. Incluso he de reconocer que ha habido algunas veces en que te he preguntado cosas que ya sabía solo para hablar un poco más contigo.

Yo misma me frustro. No me gusta esta situación. No puedo verte, pero lo deseo; y al mismo tiempo no quiero. Porque no quiero quererte, pero te quiero más de lo que querría querer.

Sólo espero que ésto termine de alguna forma. Me es indiferente cuál, solo que termine ya esta tortura del querer y no querer querer, del necesitar tu cercanía y sentirse morir de miedo por dentro.

¿Por qué esos ojos de zafiro se incrustaron tan perfectamente en las paredes rocosas de mis más plácidas memorias?



Fragmento de Eterno Ciruelo de Ana C.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Reivindicante

Image and video hosting by TinyPic